Inicio
historia Slowly
Shaharyar
Shaharyar | 🇵🇰 Pakistán

Originally written in English. Translated by Linnette Barbosa.

En diciembre de 2018 cuando vi esta app por primera vez en la Playstore, el nombre no me hizo sentido pero la idea de juntar a personas alrededor del mundo y conectar con ellas por medio de conversaciones profundas que valieran la pena realmente me intrigó como para intentarlo.

Cuando la descargué y la probé, en realidad no entendía qué era lo que estaba pasando. Era lo suficientemente tonto como para entender el significado literal detrás de la aplicación y cómo era que representaba el concepto real de cartas que tomaban tiempo, lentamente (Slowly). Desinstalé y reinstalé la aplicación como unas cuatro veces, hasta que me decidí a aferrarme y realmente probarla.

Tal vez Dios me quería ahí por una razón especial y fue por eso que regresé y ahora escribo una historia para contarles el porqué.

En 2019 envié muchas cartas y recibí respuestas asombrosas de todo el mundo y conocí a mucha gente que compartía los mismos intereses que yo y que me dio la perspectiva de qué tan increíble es esta plataforma para juntar a tantas personas.

Siempre tomé esta app como un escape. Mis intereses por escribir y hacer a la gente feliz, sonreír y compartirles la alegría han sido el principal factor de porqué uso esta app y en mi vida nunca pensé encontrar a una persona, alguien tan parecido a mí, tan hermosa que cambiaría mi vida.

El 21 de diciembre de 2019, recibí una carta de MsChandlerBing.

Al principio era la carta que esperas de una extraña. Dulce y amable. Pero era más que eso para mí. Su energía desde el día uno era más de lo que había sentido después de enviar más de cien cartas. A pesar de vivir en el mismo país, tomaba 4 horas enviarle una carta y nunca me había sentido tan emocionado de que ella la leyera.

Nuestra conversación empezó casual y nunca se sintió formal. Nos sentíamos como dos amigos perdidos que se encontraron y ahora se estaban poniendo al día con la vida que habían vivido lejos uno del otro. Ella y yo nos quedábamos despiertos para no perder el tiempo si la carta se tardaba en llegar, para así poder enviar más cartas durante el día.

No fue fácil pasar esas horas entre cada carta pero yo sabía que todo valdría la pena porque cada carta era un mejor momento que recibía de ella y mi día estaba hecho de felicidad y alegría.

Ella es mi otra mitad. Una persona que siempre quise en mi vida. La chica de mis sueños, se puede decir. En mi vida nunca creí que me enamoraría de alguien en una aplicación que no fuera de citas, realmente sin ver su rostro, sino su corazón. Ella es pura. Es apasionada. Es amor.

A lo largo de nueve días, hablamos tanto que para mí era obvio que no era lo que normalmente sentía por una chica. Ella me entendía, me aceptaba por quien soy y siempre era la razón de mis días felices, desde que me envió la primer carta.

El 30 de diciembre, confesé. Le conté cómo me sentía. Le dije lo que significaba ella para mí. Mostré mi corazón porque ya no podía ocultarlo. Y gracias a Dios ella sentía lo mismo. Yo tenía miedo de que el corto tiempo fuera la razón para que ella sintiera miedo por la situación tan repentina de nuestro tiempo juntos pero ella sintió lo mismo que yo y ese fue el momento más feliz de mi vida. Y eso es de lo que estaba hablando. Dios me mandó muchas veces de regreso a la app por una razón, y la razón era ella.

 Cuenta tu historia

SLOWLY

¡Empieza a conectar con el mundo ahora!