Inicio
historia Slowly
Janis78
Janis78 | 🇲🇽 Mexico
Selección del editor

Vamos conociéndonos lento porque sólo así disfrutamos de cada uno de los sabores: lo dulce, lo salado, lo agridulce… Toma mi mano un segundo y camina conmigo, quizá sea una caminata de tan solo unas semanas, quizá te quedes unos meses, tal vez crucemos la barrera virtual. Como sea, si llegas quizá sigas conmigo aunque yo no estés. Slowly se ha convertido en el lugar ideal para el desapego y el verdadero descubrimiento de «el otro». ¿Quién iba a imaginar la gentileza de los asiáticos, el romanticismo de los árabes, la generosidad de los coreanos, la intensidad de los argentinos; la rareza de algunos, las similitudes entre otros?

Y sí, fue gracias a esta aplicación que conocí a Haytham, también supe que los egipcios y los mexicanos tienen mucho en común y es fácil entender nuestros problemas, acomodar nuestra calidez en el hombro del otro sin incomodar a nadie. Y aquí mismo fue donde me enamoré de Mike, un canadiense extremadamente diferente a cualquier persona que hubiera conocido. Cuando regrese a Nueva York en mi mente estará presente Kenny, el hombre que cumple años un día después de mí y me abandonó demasiado pronto para mi gusto. Y recordaré al Dragón argentino con su pasión desbordada y sus palabras precisas (casi siempre). Y hoy sé que me encantaría ir a Corea del Sur y escuchar una orquesta sinfónica al lado de Youngju o reconocer las similitudes que la historia nos regaló a través de la Nao de China a Filipinas y México con la guía de Marie. Quizá intentar correr 10 km (no puedo con más) al lado de Lucas en Malasia. Y mi amigo Daniel, de Oklahoma, que solía escribirme todos los días, algunas veces con su café (solo o con chocolate y canela), de una dulzura impecable hasta que un buen día la diferencia cultural nos hizo enojarnos. O desentrañar los misterios del tabú con Michael, el matemático, quien también, con su infinita paciencia, me explica algunos comportamientos totalmente inesperados de los americanos (tan cercanos y tan lejanos al mismo tiempo).

Y es que es este el lugar donde se pone el corazón y la esperanza, ¿de qué? No lo sé todavía, ¿de encontrar coincidencias? A veces funciona, a veces no. A veces te abres y otras te cierras. Y este, amigos, es un homenaje a todos aquellos que compartieron conmigo un poco de su vida, porque hoy más que nunca sabemos lo sociables que somos, aún en la virtualidad.

 Cuenta tu historia

SLOWLY

¡Empieza a conectar con el mundo ahora!