Inicio
historia Slowly
Alicia
Alicia | 🇸🇬 Singapur
Selección del editor

Originally written in English. Translated by Damian (ElSaurio).

El auge de la digitalización y la tecnología moderna ha traído innumerables comodidades a nuestras vidas, acortando distancias de miles de kilómetros y poniéndonos un paso más cerca de una vida más inteligente. Pero, por muy contradictorio que parezca, también ha creado una brecha invisible entre los humanos. ¿Con qué frecuencia haces nuevos amigos en tu vida real? ¿Alguna vez has intentado hablar con un total desconocido que conociste mientras ibas al trabajo, el tipo que se sentó a tu lado en el tren, la camarera que te atendía todas las mañanas o quizás el vecino de tu finca? La gente está pegada a sus aparatos electrónicos y esto muchas veces compromete a las pocas interacciones con personas que experimentan día a día, perdiendo las oportunidades de conocer nuevas personas, y quizás a nuevos amigos.

Slowly ha sido una gran herramienta para mí. Una introvertida ordinaria y aburrida que es un poco tímida para abrirse y hablar con los demás en la vida real, pero que en el fondo le gustaría hacer nuevos amigos para compartir sus intereses y pequeños momentos de la vida.

Todo comenzó a finales de noviembre del 2018. Estaba desplazándose sin rumbo por la Play Store, hasta que me encontré con esto… «Slowly: ¡Conectate con el mundo!» La curiosidad me ha llevado a instalarla, y lo único que puedo decir es que fue la mejor decisión que he tomado nunca.

Todo el diseño de la aplicación es más que adorable. El avatar, el portal minimalista, ¡y la colección de sellos! Después de rellenar la sección «Acerca de mí» en mi perfil, dejé mi teléfono a un lado sin mucha expectativa. Pero para mi sorpresa, !en pocas horas recibí un par de invitaciones de amigos y me llegaron unas cuantas cartas!

La espera es mortal. Esto realmente me afecta cuando estoy esperando las cartas de mis amigos, algunas llegaban en solo 30 minutos, otras tardaban unos 3 días. La espera es dolorosa pero también es una fuente de alegría, que nunca se experimenta a través de la mensajería instantánea. Escribir una carta saca a la luz las «formalidades» y para hacer que cada minuto de esa espera valga la pena, se tiende a escribir lo mas que sea posible, para que el que está del otro lado pueda sentir tu sinceridad y la alegría que compartes con él.

Algo realmente genial de Slowly eso que es realmente seguro para sus usuario. No sólo se requiere una solicitud para compartir fotos en ambos sentidos, sino que además hay límites que se reinicia cada 12 horas, preservando así la escritura nostálgica. También como no hay fotos de perfil, fomenta amistades que se centren puramente en los intereses y temas comunes, sin dejarse influenciar por el factor de la apariencia, ¡Algo de lo que muchos de nosotros somos culpables!

Durante los 6 meses que llevo en Slowly, he hablado con muchas personas de todo el mundo. He sido plantada (cartas leídas e ignoradas), amigo borraron su cuenta repentinamente y también me encontré con uno o dos bichos raros. Pero también, encontré a uno de mis mejores amigos en la vida.

Me envió una carta el 6 de diciembre de 2018, la cual era una carta auto emparejada (¡No puedo agradecer lo suficientemente Slowly por esto!). Al principio mi impresión de él no era muy buena, ya que escribía de forma muy plana y reservada. No se podía sentir mucha emoción en sus cartas. En el principio tardábamos 2 o 3 días en responder, pero un día descubrimos que ambos compartíamos el mismo gusto por la música, y desde ese momento fuimos descubriendo aún más y más similitudes: Nos gustaban las misma películas películas, teníamos las mismas metas, mismo valores de vida, ¡Podría continuar esta lista hasta mañana! Desde ahí, empezamos a escribirnos todos los días, y hoy por hoy ya hemos pasado la 125 cartas! Más todas las cartas que vendrán.

Oh, ¿Ya mencioné que estamos a unos 2600 km de distancia? Las cartas tardan 8 horas en llegar, y hay al menos 16 horas de espera entre que yo envío mi carta y recibo la suya. Algunos días me despierto a las 5 de la mañana para responder sus cartas, para así poder aprovechar cada hora del día y hacer dos ciclos de cartas en 24 horas. Es un poco loco, lo sé, pero estos son los pequeños momentos tontos que avivan nuestra vida cotidiana!

Por supuesto, podríamos haber tomado el camino más fácil, intercambiar nuestro número, y mantenernos en contacto a través de mensajes instantáneos. ¡Pero decidimos no hacerlo, y seguir utilizando Slowly hasta el día en que nos conociéramos! No tenemos planes de encontrarnos de encontrarnos pronto, pero estoy segura de que cuando lo hagamos, nos entenderemos al instante y seguiremos siendo el soporte de la vida del otro.

A veces la amistad llega de la forma menos inesperada, ¡si tan sólo estuvieras dispuesto a intentarlo!

¡Gracias Slowly!
A.

—-

Posdata:
Al momento de la publicación de esta historia, ya nos hemos enviado más de 500 cartas.
Un saludo especial a mi mejor amigo, S.

 Cuenta tu historia

SLOWLY

¡Empieza a conectar con el mundo ahora!